viernes, 8 de abril de 2016

Condenas de 50 años para los 5 asesinos de Facundo Cabral



Un tribunal guatemalteco dictó hoy penas de entre 50 y 53 años de prisión para cinco personas por el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral el 9 de julio de 2011.

La jueza Jazmin Barrios resolvió que hay pruebas suficientes para determinar que los cinco acusados, el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", y los guatemaltecos Elgin Enrique Vargas Hernández, Wilfred Allan Stokes Arnold, Juan Hernández Sánchez y Audelino García Lima, son responsables de los hechos.

El cantautor argentino fue atacado a tiros el 9 de julio de 2011 cuando se trasladaba, junto con el nicaragüense Henry Fariñas, de un hotel hacia el aeropuerto internacional La Aurora después de un concierto.

Cabral falleció en el lugar del ataque, en el Bulevar Liberación, en el sur de la ciudad, mientras que el nicaragüense, que lo había contratado para un concierto, resultó herido.

Fariñas, un empresario de espectáculos, fue condenado a 30 años de cárcel por narcotráfico en Nicaragua en 2012, aunque dos años después los tribunales de su país le rebajaron la pena a 18 años.

Con base en las pruebas presentadas por la Fiscalía, Barrios decidió que los cinco acusados recibirían 30 años de prisión por el delito de asesinato y 20 por el de asesinato en grado de tentativa.

Pero además, Hernández y Stokes fueron condenados a 3 años de prisión por encubrimiento propio, lo que en estos dos casos hace un total de 53 años de cárcel.

La fiscalía pedía penas de entre 83 y 86 años de prisión.

AG

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡ PARTICIPA, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS!...
No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualquier otro acto contrario a las reglas de PMNEWS
Los comentarios no reflejan la opinión de PMNEWS
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos que no se ajusten a estas normas.