sábado, 5 de septiembre de 2015

Revelan últimas palabras de niño sirio ahogado en playa de Turquía: "Papi, por favor no te mueras"



Tres días después de que la imagen de Aylan Kurdi, un niño sirio de tres años encontrado muerto en la costa de una playa de Turquía, diera la vuelta al mundo, este sábado se conocieron las últimas palabras del pequeño antes de la tragedia en la que también falleció su hermano de cinco años.


"¡Papi, por favor, no te mueras!", dijo el pequeño en medio de la desesperación luego que el bote inflable en el que se trasladaba con su familia y una docena de migrantes naufragó en ruta a Grecia.


El dramático relato fue entregado por Tima Kurdi, hermana de Abdullah Kurdi, el padre de Aylan y único sobreviviente de la familia, según consigna el diario británico "The Telegraph".

De acuerdo a su versión, Abdullah le envió un mensaje a Tima el pasado miércoles avisándole que habían salido de las costas de Turquía. Ella le había enviado el dinero desde Canadá para que pudiera pagar el viaje de 4000 euros que les permitiría cruzar de Bodrum a Kos.

Sin embargo, el viaje terminó abruptamente con el naufragio de la débil embarcación.

"Cuando el bote se dio vuelta y las olas seguían empujándolo hacia abajo, y los dos chicos estaban en sus brazos", señaló Tima Kurdi.

"Él intentó con todas sus fuerzas sacarlos a flote para que respiraran y ellos gritaron: ¡Papi, por favor, no te mueras!", rememoró.

"El cadáver de su esposa flotaba en el agua"

Posteriormente, el padre de los niños se habría dado cuenta que Galip, su hijo de cinco años había muerto, y lo soltó para tratar de salvar a Aylan, fallando en el intento. "Entonces él cerró los ojos y lo dejó ir. Empezó a buscar a su esposa. Ella estaba flotando en el agua", expresó.

"Hice todo lo posible por salvarlos y no pude'", habría dicho el padre a su hermana.

Tima Kurdi añadió que días antes del trágico desenlace del viaje había hablado con sus dos sobrinos, quienes le contaron que estaban entusiasmados al iniciar el arriesgado viaje.

Tima Kurdi:
"Mi hermano intentó con todas sus fuerzas sacarlos a flote para que respiraran, pero no pudo lograrlo"

La foto del pequeño Aylan dio la vuelta al mundo y puso una vez más en relieve la trágica suerte de miles de refugiados que tratan de ingresar a Europa desde países envueltos en sangrientos conflictos internos, especialmente Siria.

El testimonio, enmarcado en una dramática serie de tragedias que han costado la vida a miles de migrantes que buscan trasladarse al viejo continente, influyó en que países de la UE decidieran reforzar su cooperación para salvaguardar la vida y los derechos humanos de las enormes poblaciones en tránsito hacia sus fronteras.

Los cadáveres de los dos pequeños y de su madre fueron sepultados en Kobane, en Siria, una de las ciudades más golpeadas por la prolongada guerra civil en su país, de la que intentaba escapar la familia hoy destrozada junto a miles de sus compatriotas.

AG / PMNEWS