martes, 22 de septiembre de 2015

El papa Francisco se despide de Cuba con una llamada a la reconciliación



El papa Francisco se despidió hoy de Cuba y partió rumbo a Estados Unidos con un llamamiento a "sembrar la reconciliación" y el mensaje de que la Iglesia "quiere tender puentes" y "romper muros".

El pontífice que facilitó el deshielo entre La Habana y Washington concluyó su primera visita a Cuba tras cuatro intensos días donde, entre otros actos, ha oficiado dos misas multitudinarias, se ha reunido por separado con los hermanos Raúl y Fidel Castro y ha mantenido encuentros con jóvenes, familias y religiosos cubanos.

En su última homilía en la isla, que pronunció hoy en el Santuario de la Virgen de la Caridad, la patrona de Cuba, el pontífice instó a la reconciliación y reivindicó la "revolución de la ternura" en presencia del presidente de Cuba, Raúl Castro, que ha asistido a todas las misas que ha oficiado el papa en su visita.

"Nuestra revolución pasa por la ternura, por la alegría que se hace siempre projimidad, que se hace siempre compasión y nos lleva a involucrarnos, para servir, en la vida de los demás", dijo el pontífice.

También abogó por una mayor cercanía de la iglesia con la sociedad y el pueblo: "Queremos ser una Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad", agregó.

Jorge Mario Bergoglio, el primer papa latinoamericano, aprovechó también su última jornada en Cuba para defender el papel de la familia como forma de evitar que las personas se transformen en "individuos aislados fáciles de manipular y de gobernar".

"La familia nos salva de dos fenómenos actuales: la fragmentación (la división) y la masificación", advirtió el pontífice en un encuentro posterior con familias católicas en la Catedral de Santiago.

"Sociedades divididas, rotas, separadas o altamente masificadas son consecuencia de la ruptura de los lazos familiares, cuando se pierden las relaciones que nos constituyen como personas, que nos enseñan a ser personas", dijo a los presentes.

En su encuentro con las familias cubanas, Francisco no escatimó tiempo ni afecto para saludar a los asistentes e incluso para dirigir una improvisada bendición especial a las mujeres embarazadas a las que instó a tomarse de la mano para recibirla.

"Deseo que venga sanito, que crezca bien, que lo pueda criar", les dijo.

Esta misma semana, el papa participará en Filadelfia (Estados Unidos) en el VIII Encuentro Mundial de las Familias y en menos de un mes se celebrará en el Vaticano el Sínodo de Obispos, que tiene como tema la familia.

Desde la terraza de la Catedral de Santiago, Francisco bendijo a la segunda ciudad de Cuba, que este año ha cumplido 500 años desde su fundación, y aprovechó para agradecer la cálida acogida que le han brindado los cubanos durante su estancia en el país.

"Los cubanos son amables, bondadosos. Ustedes hacen sentir a uno como en casa", manifestó Francisco, quien además les instó a no descuidar a los mayores y a las nuevas generaciones, "memoria viva" y futuro de los pueblos.

"Un pueblo que cuida a sus abuelos, a sus niños y a sus jóvenes tiene el triunfo asegurado", indicó.

El papa partió de Cuba rumbo a Estados Unidos pasado el mediodía de este martes, tras ser despedido con un largo apretón de manos al pie de la escalerilla del avión por el presidente Raúl Castro, tras una ceremonia oficial en la que no hubo discursos y a la que acudieron autoridades del Gobierno y representantes de la jerarquía católica del país.

Cuba despidió así al tercer papa que ha visitado la isla en 17 años, ya que a Francisco le precedieron Juan Pablo II en 1998, una histórica visita que marcó un punto de inflexión entre las relaciones del Gobierno castrista y la iglesia; y Benedicto XVI en 2012.

La visita de Francisco, que hoy será recibido por el presidente Barack Obama, a su llegada a EE.UU., ha tenido una especial relevancia por su contribución en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos que el pasado 20 de julio restablecieron sus relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de enemistad.

El papa renovó su apoyo a ese proceso nada más aterrizar el sábado en La Habana, en su primer discurso en la isla en el que animó a ambos Gobiernos a "continuar avanzando" en el diálogo bilateral y puso a Cuba y EE.UU. como ejemplo de reconciliación para todo el mundo.

Durante su visita, Francisco ha dejado mensajes en defensa de la reconciliación, la "cultura del encuentro" y la "amistad social"; ha instado a los cubanos a servir a las personas y no a las ideas y ha llamado a la iglesia y a sus religiosos a que sean pobres y misericordiosos y dediquen sus vidas a los que denominó los "más pequeños", los "descartes" de la humanidad.

No ha hecho, sin embargo, referencias expresa a la situación de los derechos humanos y libertades en la isla y tampoco se ha reunido con disidentes, que han denunciado decenas de arrestos y detenciones temporales durante los días de la visita papal, en varios casos para impedir que los opositores acudiesen a las misas u otros actos religiosos de Francisco en Cuba.

EFE

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡ PARTICIPA, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS!...
No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualquier otro acto contrario a las reglas de PMNEWS
Los comentarios no reflejan la opinión de PMNEWS
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos que no se ajusten a estas normas.