viernes, 20 de marzo de 2015

Sanguinario ataque a mezquitas, 137 muertos


BEIRUT, 20: Al menos 137 personas murieron Y 345 resultaron heridas, muchas de ellas de gravedad, este viernes en tres atentados suicidas contra mezquitas en la capital de Yemen, Saná, controlada por milicianos chiítas hutíes.

Los datos fueron dados a conocer por autoridades políticas y médicas locales, que dijeron que entre los heridos "hay casos en condición crítica bajo cuidados intensivos".

Una bomba estalló en el interior de la mezquita de Badr, en el sur de la ciudad, seguida de otra en la puerta por la que transitaban los fieles, según testigos. Un tercer suicida se hizo estallar en la mezquita de Al Hashahush, en Saada, en el norte de la ciudad, pero allí no hubo víctimas entre los fieles.

Los milicianos hutíes, hostiles al poder del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, rezaban en esas mezquitas.

Un primer balance de 30 muertos ofrecido por testigos ha sido revisado al alza por fuentes médicas, quienes aseguraron que decenas de personas habían sido heridas en los ataques.

Estos atentados son los más mortíferos desde la explosión de un coche bomba frente a la academia de policía de Saná el 7 de enero que dejó 37 muertos, cuando la capital aún no estaba totalmente controlada por los hutíes.

La mezquita de Al Hashush está frecuentada por los dirigentes del grupo chiíta rebelde de los hutíes, y el mismo imán del lugar Taha Ahmed al Mutauakil es miembro de la junta ejecutiva de dicho grupo y fue ingresado en un hospital tras resultar herido a causa de la explosión.

Yemen está sumido en un profundo conflicto político, agravado desde que el presidente se retractara el mes pasado desde Adén de su anterior dimisión, forzada por los hutíes.

Según una fuente médica, entre las victimas se encuentra un importante religioso Huthi, Al Murtada bin Zayd al Muhatwari, Imán de la mezquita de Badr. El Estado Islámico reivindicó los ataques. Lo afirmó Site Intelligence Group, el sitio que monitorea la actividad de los yihadistas en la web, pero la Casa Blanca dijo no tener certezas de que ese grupo haya estado detrás de los atentados.

Las explosiones de hoy se han producido un día después de los intensos combates en la ciudad sureña de Aden entre los partidarios del presidente depuesto y de la autoridad en el poder, que dejó 13 muertos.

Yemen es un país sumido en el caos. La primavera árabe tuvo una fuerte represión bajo el mandato autocrático del político y militar Ali Abullah Saleh. Tras su renuncia al cargo a causa de la conocida como revolución yemení, en noviembre del 2011, el país se convirtió en un polvorín. Al Qaeda reforzó su influencia en la región más pobre del mundo árabe.

Encima, en septiembre del año pasado, un golpe de Estado liderado por los chiíta hutíes derrocó al gobierno surgido de la revolución y conquistó la capital. Desde entonces, los hutíes han combatido con otros grupos sunitas por el control del país. Países occidentales y asiáticos han retirado y cerrado sus embajadas en los últimos meses.

Ansa|PMNEWS