sábado, 21 de marzo de 2015

Papa Francisco: "La pena de muerte es inadmisible en la actualidad, sin importar la gravedad del crimen cometido"


CIUDAD DEL VATICANO: El papa Francisco afirmó el viernes que nada puede justificar la aplicación de la pena de muerte y descartó que exista un método "correcto" para quitar la vida a alguien en forma humanitaria.

El pontífice delineó la oposición de la Iglesia a la pena capital en una carta dirigida a la Comisión Internacional Contra la Pena de Muerte, un grupo integrado por ex funcionarios, juristas y otros a los que recibió el viernes en audiencia en el Vaticano.

El Papa escribió que el principio de la legítima defensa no es una justificación adecuada para ejecutar a alguien.

"Cuando se aplica la pena de muerte, no obedece a un acto actual de agresión, sino a un acto cometido en el pasado", agregó. "La pena de muerte es inadmisible en la actualidad, sin importar la gravedad del crimen cometido".

El pontífice dio CONTINUIDAD así a las enseñanzas de la Iglesia, como pronunciamientos durante el papado de San Juan Pablo II de que los sistemas carcelarios modernos vuelven innecesarias las ejecuciones.

El castigo capital "no hace justicia a las víctimas, sino que más bien fomenta la venganza", agregó.

"Para el estado de derecho, la pena de muerte representa un fracaso, porque obliga al estado a matar en nombre de la justicia", declaró Francisco ante detractores de las ejecuciones.

Aunque no mencionó directamente a Estados Unidos, el Papa se refirió a los debates sobre cuál es el método que debe utilizarse en la aplicación de la pena capital.

"Algunos sectores debaten sobre el método para matar, como si fuera posible encontrar alternativas para 'hacerlo correctamente''', señaló Francisco. "Sin embargo, no existe manera humanitaria para quitar la vida a otra persona".

En declaraciones anteriores, el pontífice condenó la prisión de por vida y la describió como un castigo injustificable.

En sus aseveraciones del viernes, el Papa se refirió a la cadena perpetua como un "tipo de pena de muerte disfrazada", porque "priva a los presos no sólo de su libertad, sino también de su esperanza".

AP|PMNEWS