lunes, 9 de marzo de 2015

Obama declara a Venezuela "amenaza para la seguridad nacional" de EE.UU.



El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó este lunes una nueva orden ejecutiva en la que declara una "emergencia nacional" por la amenaza "inusual y extraordinaria" a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela.

Obama además estableció sanciones contra siete funcionarios, acusándolos de violar derechos humanos y cometer actos de corrupción. Los sancionados, casi todos policías y militares, forman o han formado parte de los organismos de seguridad del estado que fueron responsables de neutralizar las protestas antigubernamentales ocurridas principalmente el año pasado.

"Estamos comprometidos por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE. UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela", se lee en el comunicado difundido el mediodía de este lunes por el gobierno estadounidense.


Estamos comprometidos por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger los institutos democráticos, y al proteger el sistema financiero de EE. UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela.Comunicado de la Casa Blanca

En una rueda de prensa telefónica, un alto funcionario de la Casa Blanca explicó que la declaración de emergencia "es un proceso normal" que se ha hecho en otros casos de sanciones como Siria, Irán o Birmania, países que tampoco gozan de buenas relaciones con EE.UU.

El funcionario dijo que las sanciones no apuntan contra el pueblo ni la economía venezolana, ni tendrán un efecto directo en el sector petrolero venezolano.

Una fuente del Departamento del Tesoro explicó a BBC Mundo que los sancionados son considerados una "amenaza" a la salud del sistema financiero estadounidense, y en esa misma medida un problema para la seguridad nacional, como declara el comunicado de la Casa Blanca.

Aunque la fuente reconoció que el lenguaje usado en la declaración presidencial es serio, aconsejó no enfocarse en lo que describió como "parte de una procedimiento legal normal" en el caso de una política de sanciones contra gobiernos extranjeros.

En todo caso, funcionarios estadounidenses indicaron a la agencia de noticias Reuters que declarar a un país una amenaza a la seguridad nacional es el primer paso para iniciar una política de sanciones.

Washington no ha aclarado hasta ahora en qué medida la situación política interna venezolana puede afectar la seguridad estadounidense.

Señaló que las medidas no afectan a algún sector, individuo o entidad que no aparezcan citados en el decreto.

AG / PMNEWS