martes, 10 de febrero de 2015

Humala dice que cierre servicio de inteligencia ataca sospechas de espionaje



El presidente de Perú, Ollanta Humala, afirmó hoy que el cierre temporal de la Dirección Nacional de Inteligencia (Dini) es una medida "dura" que ayudará a "atacar el problema de fondo", en referencia a las sospechas de espionaje por parte del Gobierno a sus opositores políticos.

Tras visitar las obras de un túnel vial en Lima, Humala destacó que el cierre temporal del organismo, en principio por 180 días, es uno de los principales consensos que se alcanzaron durante una reunión que celebró el lunes el Gobierno con los representantes de quince fuerzas políticas del país.

"El Partido Nacionalista (presidido por la esposa de Humala, Nadine Heredia) planteó una acción dura, pero que es buena" porque "ayudará a atacar el problema de fondo para tener así una Dini que genere confianza", explicó.

La presidenta del Consejo de Ministros, Ana Jara, precisó el lunes que la decisión del cierre temporal de la Dini aún deberá ser enviada mediante un proyecto de ley al Congreso, aunque dijo que no le cabe "la menor duda" de que será respaldada por las bancadas parlamentarias.

Humala señaló hoy que el cierre del órgano de inteligencia no está motivado porque se haya descubierto alguna culpabilidad en esta institución tras las denuncias de presuntos reglajes a personajes políticos contrarios a la línea de actuación del Gobierno.

"No hay una culpabilidad de la Dini. Tomamos esta medida porque sentimos que hay una pérdida de la confianza que la clase política debe tenerle a las instituciones, y creo que la democracia funciona en base a la confianza", sentenció Humala.

"Si hay que reestructurarla, modernizarla, reorganizarla, capacitarla, fortalecerla y profesionalizarla, lo haremos, pero en esta tarea necesitamos el apoyo de todas las fuerzas políticas", apuntó.

El presunto espionaje del Gobierno se conoció a mediados de enero, cuando la revista Correo Semanal publicó fotografías y vídeos de aparentes seguimientos a la actividad privada de los exministros apristas Jorge del Castillo y Miguel Hidalgo, y del empresario Jorge Mur.

La publicación atribuía la procedencia de los documentos a la Dini, "que depende del presidente", y a la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dirin), que "reporta al ministro del Interior, Daniel Urresti".

En los días posteriores, el canal de televisión Latina reveló otro presunto caso de espionaje a la vicepresidenta Marisol Espinoza, que fue negado por Humala en un mensaje televisado en el que prometió desclasificar informes secretos para contrarrestar la denuncia.

EFE / PMNEWS